2 Min. de lectura

¿Qué es y cómo funciona el Swap?

El Swap es un contrato financiero por el que dos partes se comprometen a intercambiar una serie de cantidades de dinero en fechas futuras, en muchos casos referenciados a las fluctuaciones de los tipos de interés.

Los Swaps y demás contratos de permuta financiera, constituyen un producto financiero complejo, y en muchos casos especulativo, que tiene como objetivo fijar una cobertura o barrera frente a las subidas de tipos de interés. Se vendió por las entidades bancarias en muchos casos como una especie de seguro para que aquellos clientes que mantenían con ellos algún tipo de financiación estuvieran protegidos frente a las subidas del Euribor. Así de cierta manera, un préstamo a tipo de interés variable se convertía en tipo fijo durante un periodo de tiempo.

En la práctica constituía una “apuesta” contra la evolución futura del Euribor, y dada la complejidad del producto, la prometida protección al cliente no era tal, dado que también se establecía un mínimo a favor del banco. Este mínimo suponía que el cliente debía pagar al banco una cuota cuando el Euribor descendía.

El problema nos lo encontramos cuando las entidades bancarias, incumpliendo la normativa bancaria, no facilitan ni la suficiente información al cliente ni evalúan la conveniencia o idoneidad de estos productos. Esto, unido a la pronunciada bajada de los tipos de interés ha supuesto que los clientes hayan tenido que pagar a las entidades bancarias importantes cantidades de dinero.

La mayoría de la jurisprudencia está acordando la nulidad de este tipo de contratos por entender que, dada las características de este tipo de productos, y la falta de rigor de las entidades bancarias a la hora de cumplir sus obligaciones legales, el cliente prestó en el momento de la contratación del producto un consentimiento que estaba viciado.

En RÂIZ somos expertos en reclamaciones bancarias. Por ello, si en su día el banco le ofreció un contrato de Swap con su financiación, no dude en ponerse en contacto con nosotros llamando al teléfono 915 433 123 o escribiéndonos a través del formulario web. Analizaremos su caso y le informaremos, sin compromiso, de la posibilidad de reclamación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros