C/ Chaves Rey, 2. 41012 Sevilla
954 295 080
954 295 081

Racionalización de horarios y conciliación laboral

La conciliación laboral en España es un ámbito poco regulado a nivel estatal. Las leyes que existen al respecto son poco profundas y dejan gran parte de las medidas para alcanzarla a la negociación colectiva y al acuerdo entre empresa y trabajador.

La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva entre Mujeres y Hombres traspuso al ordenamiento jurídico español las directivas comunitarias reguladoras de determinadas materias. Y antes que ella la Ley 39/1999, de 5 noviembre, lo era para promover la conciliación de la vida familiar y laboral de las personas trabajadoras. Asimismo la reforma laboral aprobada por el Real Decreto-Ley 3/2012 de 10 de febrero de Medidas Urgentes para la reforma del mercado laboral introdujo algún pequeño cambio más respecto a la conciliación. Pero se trata básicamente de derechos que afectan a determinados trabajadores por razón de sus circunstancias: los que se convierten en madres, padres, tienen hijos menores a los que cuidar o personas discapacitadas a su cargo, etc. mientras que las medidas que podrían favorecer a la generalidad de trabajadores son objeto de escasa regulación legal.

En el año 2003 se creó una Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles y su Normalización con los de los demás países de la Unión Europea que ha venido celebrando desde entonces actividades, actos y congresos con el objetivo claro de concienciar y hacer partícipe a la sociedad española acerca de la conveniencia y necesidad de modificar y racionalizar nuestros horarios de manera que favorezcan la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, así como la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres. Dicha Comisión fue integrada por relevantes personalidades en nombre de importantes Entidades, Ministerios, Comunidades Autónomas, Organizaciones Empresariales y Sindicales, Universidades, etc., creándose además cuatro Consejos Asesores para la elaboración de propuestas y actividades en pos de la consecución de los objetivos marcados. En 2006 se creó además la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles, órgano jurídico y ejecutivo de desarrollo de los planteamientos de la Comisión.

Ya en el año 2013 el Congreso de los Diputados a través de la creación de una subcomisión para el estudio de la Racionalización de Horarios, la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral y la Corresponsabilidad elaboró un informe en el que apostaba por las jornadas continuas de trabajo, con una breve pausa para comer, para conciliar la vida personal y laboral, de modo que se dispusiera de más tiempo para la familia, la formación, la vida personal, el ocio, evitando tiempos muertos en la jornada laboral diaria, consiguiéndose con ello converger con Europa en muchos aspectos en los que estamos muy alejados, y muy particularmente en mayor eficiencia, productividad y competitividad de las empresas y conciliación y corresponsabilidad de los trabajadores, redundando todo ello en beneficios macrosociales tales como la igualdad de género, la maternidad y paternidad, la mejoría de las relaciones sociales y hasta la ayuda al medio ambiente.

El referido estudio en el que se proponen una serie de modificaciones y medidas que habían de ser objeto de desarrollo y regulación fue aprobado por la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados el 26 de septiembre de 2013. Poco, por no decir nada, se ha avanzado desde entonces para alcanzar una conciliación real y efectiva en España.

Tuvo que ser la Asociación para la Racionalización de los Horarios Españoles la que, con ocasión de las últimas elecciones generales, remitiera a las principales fuerzas políticas un decálogo de medidas concretas para lograr la ansiada conciliación, apoyando algunos partidos políticos las propuestas hechas desde la referida organización.

El que hoy es Presidente del Gobierno propuso antes y durante la campaña electoral de los comicios de 2016 una serie de medidas sociales que se incluirían en una nueva Ley de Conciliación, prometiendo que la jornada laboral acabaría a las 18:00 horas con carácter general, cambiar el huso horario para adecuarlo a las necesidades del país, regular la creación de un banco de horas que facilitaría a los trabajadores conciliar, así como otorgar un “sello” a las empresas que apliquen horarios racionales, que flexibilicen la hora de entrada y de salida al trabajo, que fomenten el teletrabajo parcial, etc., sello que determinaría la obtención de ventajas sociales.

Ganadas las elecciones por el PP, este firmó con Ciudadanos un documento titulado “150 compromisos para mejorar España” que incluía un amplio paquete social. Entre tales compromisos, en el Bloque II titulado Sociedad del Bienestar y del Conocimiento, en su apartado F se recogía lo relativo a Conciliación y familia, siendo el compromiso 67 el que a continuación se transcribe:

67. Abrir un diálogo para alcanzar en los tres primeros meses de gobierno un Pacto Nacional para la Conciliación Laboral y la Racionalización de Horarios, para lograr una jornada laboral más compacta y flexible. Se buscará un consenso de todas las fuerzas políticas, económicas y sociales para recuperar el huso horario GMT y generalizar medidas que permitan conciliar mejor la vida laboral con la personal y familiar, tales como:

  • La finalización de la jornada laboral con carácter general a las 18:00h.
  • La ampliación de forma progresiva de la duración del período de excedencia por cuidado de hijos en el caso de familias numerosas.
  • El reconocimiento por ley la posibilidad de acumular la reducción de jornada en determinados periodos a lo largo del año y también la facultad de disponer de un número determinado de días de vacaciones como bolsa de horas para asuntos propios.
  • Impulsar en los convenios colectivos fórmulas para la flexibilización de la jornada laboral.
  • Facilitar la posibilidad de disponer de un número determinado de días de vacaciones como bolsa de horas para asuntos propios.
  • Implementar fórmulas de teletrabajo, cuando el sector laboral lo permita, para su utilización al menos 1 día por semana.
  • Facilitar la posibilidad de trabajar en diferentes turnos que se adapten particularmente al horario deseado por el trabajador.
  • Promover que las escuelas infantiles y centros educativos ajusten sus horarios de apertura a los horarios laborales de los padres, en colaboración con las CCAA.

Nada más arrancar la Legislatura, en Diciembre de 2016, la Ministra de Empleo anunció el impulso de una agenda integral por la calidad del empleo en la que uno de los ejes de actuación iba a girar en torno al diálogo para la elaboración de un Pacto Nacional para la conciliación familiar y la racionalización de horarios, así como el estudio de las posibilidades que traería consigo el cambio de huso horario, poniendo sobre la mesa toda un glosario de buenas intenciones ya enunciadas con anterioridad.

Pero lo cierto y verdad es que ya han pasado esos 3 meses en los que ambos partidos se comprometieron a alcanzar el referido Pacto Nacional, no pasando de ser una declaración de buenas intenciones en las que poco o nada se vuelve a haber avanzado. ¿Se logrará algo antes de que finalice la Legislatura?

Ángela Rodríguez Jiménez

Deja un comentario