2 Min. de lectura

Nociones básicas sobre la reclamación SWAP

Un SWAP es un contrato de carácter financiero suscrito entre dos partes (siendo una de ellas, normalmente, el banco) en virtud del que se acuerda el intercambio de flujos de caja futuros. La modalidad de SWAP más utilizada es la de “tasas de interés”, que funciona de la siguiente manera:

  • Una parte (parte A) se compromete al pago de flujos de intereses de manera periódica. El montante de esos intereses resulta de la aplicación de una tasa de interés fija a un capital determinado previamente (también llamado “nocional”). A cambio, recibe unos flujos de intereses calculados a través de la aplicación de una tasa de interés variable a la misma cuantía nocional.
  • La otra parte (parte B), al contrario que la anterior, paga, en la misma fecha, los flujos de intereses relativos a la aplicación de una tasa de interés fluctuante sobre el mismo monto, mientras que recibe los flujos correspondientes a la aplicación de una tasa de interés fija a la cantidad nocional.

Nociones básicas sobre la reclamación SWAPPor ejemplo:
Para una cantidad nocional de 150.000 euros, la parte A paga, anualmente, un 2% de tasa de interés, en cambio la parte B paga, al año, a una tasa correspondiente al Euribor (imaginemos que este año es del 3%), de tal forma que:
– La parte A debe pagar 2.000 euros (100.000 euros al 2%).
– La parte B debe pagar 3.000 euros (100.000 euros al 3%).
Por tanto, si se compensan las cantidades, B pagaría a la parte A, 1.000 euros (3.000-2.000 euros). Mientas que, suponiendo que el Euribor ese año está al 1,5% en vez del 3%:
– La parte A debe pagar 2.000 euros (100.000 euros al 2%).
– La parte B debe pagar 1.500 euros (100.000 euros al 1,5%).
En este caso sería la parte A la que debería pagar 500 euros (2.000-1.500 euros) a la parte B.
En su consecuencia, este tipo de productos están afectados por un alto grado de riesgo y variabilidad. El problema más frecuente en la suscripción de los mismos es la existencia de un error en el consentimiento, motivado por la falta de información suministrada por la entidad bancaria. Siendo ésta la base jurídica para solicitar la nulidad de los contratos de SWAP. En general, los clientes son informados de que el producto funciona como un seguro que le protege frente a la subida de los tipos de interés, pero no de que, si éstos bajan, recibirán liquidaciones con resultado “a pagar”.
Por ello, para poder realizar una reclamación viable, que le permita recuperar su dinero, se requiere la aportación de la siguiente documentación:

  • Copia del contrato de SWAP.
  • Copia del préstamo hipotecario u operación financiera, en caso de que el SWAP se encuentre vinculado.
  • Extracto de cuenta vinculado al producto.
  • Test de idoneidad o conveniencia realizado por la entidad bancaria en el momento de suscripción.
  • La relación de liquidaciones recibidas durante la vida del producto.
  • Copia de las reclamaciones presentadas en la entidad bancario o cualquier organismo público.
  • Publicidad y folletos informativos proporcionados por la entidad bancaria.

Desde RZS Abogados quedamos a su disposición para asesorarle en relación con las cuestiones que a este respecto se le puedan plantear y buscar la estrategia más adecuada en defensa de sus intereses.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros