3 Min. de lectura

Unificación de criterio en cuanto al tratamiento de entidades arrendadoras de inmuebles

Meses atrás en este mismo Blog podían leer un artículo titulado ¿Pueden considerarse las entidades arrendadoras de inmuebles Empresas de Reducida Dimensión?; en el mismo pedíamos una respuesta clara, sabiendo que la misma no tenía por qué ser sencilla. Pues bien, desde hace unos días parece que ya la tenemos, aunque seguramente no es la que muchos de nosotros esperábamos. El Tribunal Económico Administrativo Central (en adelante, “TEAC”), con fecha 30 de mayo de 2012, ha resuelto estimar el recurso extraordinario de alzada para la unificación de criterio interpuesto por la DGT y considera no aplicable el tipo reducido establecido en el régimen especial a entidades que no realicen actividad económica.

El hecho determinante para que el TEAC adoptase en su día (a través de la resolución para unificación de criterio de 29 de enero de 2009) el criterio de la improcedencia de aplicar a las entidades de mera tenencia el tipo reducido de gravamen de las empresas de reducida dimensión, y el que ha motivado la corroboración del mismo, no es el tipo o naturaleza de la entidad; “sino el hecho de que por las mismas no se desarrollen actividades empresariales o explotaciones económicas, y sólo en este sentido se les negó el carácter de “empresa”, pues para gozar del régimen de “empresas “de reducida dimensión”, además del requisito de no superar un determinado importe de la cifra de “negocios”, es preciso cumplir otro, el esencial pues constituye el eje sobre el que pivota su aplicación: que se trate de “empresas”, esto es, que se trate de entidades que desarrollen actividades empresariales o explotaciones económicas (que suponen en todo caso la organización de medios humanos y materiales, es decir, la ordenación de factores de producción con la finalidad de intervenid de forma efectiva en la distribución de bienes o servicios en el mercado) circunstancia cuya concurrencia hay que apreciaren cada supuesto concreto”.

Para el caso concreto de la actividad de arrendamiento de bienes inmuebles y puesto que en el Impuesto sobre Sociedades no existe una definición de actividad económica se alude a la normativa del IRPF donde se establecen los requisitos para determinar que los rendimientos generados tengan la consideración de actividad económica. Estos serán que: (i) se cuente con un local exclusivamente destinado a la gestión de la actividad y (ii) la utilización de al menos una persona empleada con un contrato laboral y jornada completa.

Como conclusión, que conforme el art. 108 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, no procede la aplicación del tipo reducido establecido en el régimen especial para las empresas de reducida dimensión a entidades que no realicen actividades económicas. El hecho positivo de esta resolución, si lo tiene; es que eliminada la “inseguridad jurídica” que reinaba en esta cuestión. El negativo, la extrema complejidad de las bases que emplea la misma. En ella se aluden a conceptos fiscales, civiles, mercantiles y se acaba haciendo uso de la definición por parte de la Real Academia Española de la lengua relativa al término de empresa; para resolver aludiendo al tipo de actividad, entrelazando normas de distintos impuestos. Estamos seguros que esta no será la única interpretación divergente entre contribuyente y Administración. Por último comentar que los tribunales de lo contencioso confirman la doctrina establecida por el TEAR y el TEAC (pe. (i) sentencia de 30 de julio de 2009 (Rec. nº 841/2009) del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, sentencia de fecha 20 de octubre de 2006 (nº de Rec. 1612/2005) del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, sentencia de 4 de junio de 2004 (Rec. nº 734/2003) del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria, etc.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros