4 Min. de lectura

Sobre la incidencia de los pactos parasociales en la imagen fiel del patrimonio y la situación financiera de la empresa

El propósito de este artículo es comentar la Sentencia 589/2014 de la Sala 1ª del Tribunal Supremo de 3 de noviembre 2014 (Pte: Sastre Papiol, Sebastián), en cuanto arroja algo de luz sobre un instrumento jurídico cada día más utilizado, los pactos parasociales, entendiendo la sentencia que, pese a que no vinculen directamente a la sociedad, si los mismos son conocidos por ésta y son relevantes deben figurar, cuanto menos, en la Memoria.

De este modo, la resolución que comentamos declara la nulidad del acuerdo de aprobación de las cuentas anuales de una sociedad, por entender que las mismas no reflejan la imagen fiel del patrimonio y situación financiera de la empresa, al no recogerse en las mismas un pacto parasocial.

Comenzaremos señalando, tal y como hace la sentencia comentada, que los pactos parasociales son acuerdos celebrados entre socios que no son recogidos en Estatutos, generalmente destinados a regular cuestiones de funcionamiento u operativa de la sociedad (pactos de sindicación de voto, de recompra de participaciones, nombramiento de administradores…) que suelen acompañarse de cláusulas indemnizatorias en caso de incumplimiento, y frecuentes en los llamados protocolos familiares.

El razonamiento, a grandes rasgos, que siguieron tanto el Juzgado de lo Mercantil como la Audiencia Provincial que conocieron del asunto en primera y segunda instancia fue que al tratarse de pactos entre socios y no ser suscritos (ni necesariamente conocidos) por la sociedad, los mismos no le vinculaban directamente y, por lo tanto, no debían reflejarse en sus cuentas anuales.

Previamente a comentar los razonamientos por los que el Supremo revoca las anteriores resoluciones, entendemos necesario describir someramente el pacto parasocial objeto del litigio. Concretamente, el socio único de la sociedad cuyas Cuentas Anuales se impugnaron (o más bien, el acuerdo por el que éstas se aprobaron) acordó con un tercero (próximo socio) una operación de permuta en virtud de la cual mediante una ampliación de capital, el tercero aportaría a la sociedad un solar suscribiendo las correspondientes participaciones. Una vez finalizada la construcción de las viviendas, una parte de las mismas se entregarían al socio aportante del solar, acordándose por la sociedad una reducción de capital en la cantidad necesaria equivalente al valor de las participaciones en el momento de la enajenación a favor de la propia sociedad, que las amortizaría.

El alto Tribunal entiende que el citado pacto parasocial debe recogerse en las cuentas anuales del ejercicio en el que se concertó, con independencia de que no fuera suscrito directamente por la sociedad cuyas cuentas anuales son objeto de impugnación, y ello con base en un doble fundamento jurídico, entendiendo infringidos:

– El art. 34 del Código de Comercio, apartados 2 y 3:

2. Las cuentas anuales deben redactarse con claridad y mostrar la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa, de conformidad con las disposiciones legales. A tal efecto, en la contabilización de las operaciones se atenderá a su realidad económica y no sólo a su forma jurídica.

3. Cuando la aplicación de las disposiciones legales no sea suficiente para mostrar la imagen fiel, se suministrarán en la memoria las informaciones complementarias precisas para alcanzar ese resultado.

– Numerosas disposiciones del Plan General de Contabilidad relativas a las normas de registro y valoración (del inmovilizado material cuando se adquiere por permuta, de contingencias derivadas de obligaciones implícitas o tácitas, de transacciones con pagos basados en instrumentos de patrimonio), así como sobre el contenido de la Memoria integrante de las Cuentas Anuales.

Como hemos señalado anteriormente, el supuesto comentado tenía una particularidad que permitió al Tribunal Supremo construir la resolución: la sociedad previamente a la ampliación de capital contaba con un socio único y, una vez ejecutada ésta, los dos únicos socios eran precisamente los suscriptores del pacto parasocial, por lo que difícilmente podría defenderse que la sociedad no lo conocía o podía conocerlo, siendo además un pacto que afectaba al principal activo de la misma.

De la resolución que comentamos se desprende sin lugar a dudas que el Tribunal Supremo entiende que la operación de permuta analizada debió figurar cuando menos en la memoria de las cuentas anuales, ya que, en los términos en que se produjo, afectaba a la imagen fiel del patrimonio, situación financiera y resultado económico de la sociedad. Entendiendo por imagen fiel el corolario de aplicar sistemática y regularmente los principios contables, salvo que su aplicación no permita a los usuarios tomar sus decisiones económicas con base en una información comprensible y útil, en cuyo caso se suministrarán en la memoria las informaciones complementarias precisas para alcanzar este objetivo.

Cabe preguntarse qué hubiera ocurrido en la hipotética situación en la que la existencia de un socio minoritario (1% del capital social) no hubiera permitido sostener que la sociedad (como tal) conociera la existencia del pacto parasocial. En este caso el pacto sí que sería reservado y difícilmente podría sostenerse la obligación de registrar en la memoria un acuerdo que la sociedad desconoce, sin embargo, sería un acuerdo que obligaría al 99% de los socios a realizar la operación de permuta a través de la sociedad…

¿Reflejarían la imagen fiel de la sociedad unas cuentas anuales que no recogieran este acuerdo?

¿Necesita asesoramiento en materia de Pactos Parasociales?:

Solicite ahora más información sobre los servicios que ofrecemos en RZS Abogados,

  • Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.
  • Envíenos un email y uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted.
  • Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

*Imágenes diseñadas por Freepik

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros