4 Min. de lectura

Responsabilidad de Bankia en la emisión de acciones

Como indicábamos en anteriores artículos, la pérdida de valor de cotización de las acciones puede repercutirse a BANKIA como entidad emisora, pero no con fundamento a la situación económica desfavorable de la misma, ya que estas variaciones patrimoniales del emisor de las acciones son el riesgo propio de los instrumentos financieros como son las acciones, pero sí con fundamento en la falta de veracidad de la información proporcionada con carácter previo a la suscripción, recogida en el folleto emisor que trasladaba a los eventuales interesados para determinar en los mismos su voluntad de suscribir acciones BANKIA.

Es decir, la responsabilidad atribuible a BANKIA lo es por la falta de veracidad en la información publicitada a través de un instrumento preceptivo para la oferta de suscripción de acciones, como es el folleto informativo, de modo tal que BANKIA incurre en responsabilidad ante los INVERSORES por mostrar ante los mismos una solvencia aparente, pero no cierta de la compañía, ocultando la verdadera situación patrimonial revestida de graves pérdidas y que no fue transmitida a los inversores a la hora de tomar estos la decisión de invertir en tales acciones a través del folleto informativo.
Al respecto hay que partir de la regulación que contempla la Ley de Mercado de Valores (artículos 26 a 28) que, con la finalidad tuitiva del inversor, impone una serie de obligaciones para la válida emisión de negociaciones en un mercado secundario y para la válida suscripción por parte de los posibles inversores, pues la legislación está orientada a garantizar que dispongan de un conocimiento real y certero de la verdadera situación y perspectiva futura del emisor.
Se establece en nuestro ordenamiento que la admisión a negociación de valores en un mercado secundario oficial no requerirá autorización administrativa previa. No obstante, estará sujeta al cumplimiento previo de los requisitos siguientes, entre lo que destacamos:

b) La aportación y registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores de los estados financieros del emisor preparados y auditados de acuerdo con la legislación aplicable a dicho emisor.

c) La aportación, aprobación y registro en la Comisión Nacional del Mercado de Valores de un folleto informativo, así como su publicación.

Dicho folleto informativo, establece la ley, contendrá información esencial y correctamente estructurada, fácilmente analizable y comprensible, que ha de facilitarse a los inversores para que estos puedan comprender la naturaleza y los riesgos inherentes al emisor, los activos y pasivos, la situación financiera, beneficios y pérdidas, así como de las perspectivas del emisor para que puedan decidir sobre la oferta de valores.

Por consiguiente, el folleto informativo se revela como un deber esencial del emisor constituyendo el instrumento necesario e imperativo por el cual el inversor va a tener y conocer los elementos de juicio, necesarios y suficientes, para decidir acerca de la suscripción de tales acciones.

Dicha normativa se completa por el Real Decreto 1310/2005, de 4 de noviembre, que desarrolla la LMV en materia de admisión a negociación de valores en mercados secundarios oficiales, de ofertas públicas de venta o suscripción, fijando el contenido del folleto informativo en armonía con la Directiva 2003/71 del Parlamento Europeo y del Consejo de 4 de noviembre de 2003, sobre el folleto que debe publicarse en caso de oferta pública o admisión a cotización de valores y que modifica la Directiva 2001/34 (Directiva del folleto).

Los artículos 36 y 40 del Real Decreto 1310/2005, de 4 de noviembre, contemplan la exigibilidad de responsabilidad civil por información engañosa e inexacta incoherente en la oferta pública de suscripción de acciones en relación con las demás partes del folleto, o cuando este folleto no aporte, leído junto con las otras partes del mismo, información fundamental para ayudar a los inversores a decidir si invierten o no en los valores, estableciendo la obligación del inversor de indemnizar a las personas que hayan adquirido de buena fe los valores a los que se refiere el folleto por los daños y perjuicios que hubiesen ocasionado, siempre y cuando la información falsa o la omisión de datos relevantes no se haya corregido mediante un suplemento al folleto informativo o se haya difundido al mercado antes de que dichas personas hubiesen adquirido los valores.

Adicionalmente, en relación a responsabilidad que la LMV y normativa de desarrollo que hemos examinado establece en relación con el folleto informativo, interesa traer a colación la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 19 de diciembre de 2013 que interpreta determinadas directivas comunitarias para concluir, que no es contrario al ordenamiento comunitario la normativa nacional de un estado miembro que consagra el principio de la responsabilidad de las sociedades emisoras por la divulgación inexacta con infracción de la legislación relativa al mercado de capitales, y que a consecuencia de dicha responsabilidad dichas sociedades están obligadas a reembolsar al adquiriente el importe correspondiente al precio de adquisición de las acciones y hacerse cargo de las mismas, todo ello acorde con la finalidad de garantizar que se restablezca al perjudicado en la situación que se encontraba antes de que se produjera el acto lesivo, admitiendo la anulación retroactiva del contrato de adjudicación de acciones.

Finalmente, destacar que la acción para exigir esta responsabilidad a BANKIA prescribirá a los tres años desde que el reclamante hubiera podido tener conocimiento de la falsedad o de las omisiones en relación al contenido del folleto (Artículo 28 de la LMV), lo que a nuestro juicio debe trasladarse al momento en que los accionistas tuvieron conocimiento de la realidad de la situación financiera de BANKIA, es decir con fecha 25 de mayo de 2012, cuando BANKIA comunicó a la CNMV la aprobación de unas nuevas Cuentas Anuales del ejercicio 2011, esta vez auditadas, en las cuales se reflejaban unas pérdidas de 3.031 millones de euros, muy lejos de la situación financiera saneada que se pretendía trasladar mediante los estados intermedios financieros consolidados y no auditados del grupo de BANKIA cerrado a 31 de marzo de 2011, en los que resulta un beneficio para el Grupo Bankia de 91 millones y consolidado de 35 millones de euros, información financiera inexacta no auditada traslada en la oferta publica con la finalidad de obtener la confianza de los inversores, siendo que ese mismo día la CNMV suspendió la cotización de las acciones de BANKIA en la Bolsa a petición de la propia entidad.

Por lo tanto, el día 25 de mayo de 2015 prescribirá, a nuestro entender, la acción para exigir responsabilidad a BANKIA como emisor, por falta de veracidad en la información consignada en el folleto informativo.

¿Necesita asesoramiento jurídico en materia de Participaciones Preferentes, obligaciones subordinadas o acciones de Bankia?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con las Participaciones Preferentes, Obligaciones Subordinadas o Acciones de Bankia que ofrecemos en RZS Abogados,

– Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.

– Envíenos un email y uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted.

– Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

*Imágenes diseñadas por Freepik

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros