6 Min. de lectura

Preguntas frecuentes en relación al Modelo 720

Como sucediese en el reciente procedimiento de regularización voluntaria puesto de manifiesto mediante la Declaración Tributaria Especial (modelo 750), proceso más conocido por todos como “la amnistía fiscal”, pudiera parecer que la normativa disponible hasta el momento para llevar a término el cumplimiento de la nueva obligación de declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero, plasmada en el Modelo 720, no es suficiente.

Hasta la fecha se ha hecho alusión a la mencionada obligación en distintos textos, específicamente: (i) la Ley 7/2012 (publicada en el BOE el 30/10/2012), (ii) el Real Decreto 1558/2012 (publicado en el BOE 24/11/2012) y con posterioridad (iii) en la Orden Ministerial HAP/72/2013 (publicada en el BOE 31/01/2013), que aprobaba el modelo 720.

Pues bien, parece ser que todavía existen ciertas dudas en relación al modelo 720 y siendo esto así la Administración se ha visto obligada a subir a su página en un apartado denominado PREGUNTAS FRECUENTES, la resolución de algunas dudas resueltas por ésta tras manifestación de los contribuyentes. Lo primero que se nos viene a la cabeza, es sin duda, el valor jurídico de las mismas. Pues bien por mucho que el valor jurídico de éstas es nulo, desde la Administración se anima a seguirlas, argumentando que las mismas están consensuadas con tributos. A continuación lo que hemos pretendido hacer es: (i) por un lado destacar aquellas preguntas que entendemos pueden disipar ciertas dudas en la correcta cumplimentación del modelo y (ii) por otro, destacar algunas que todavía a día de hoy seguimos teniendo y que esperamos queden resultas pronto.

Siendo un bien / derecho “ganancial”, constando solamente como titular formal del mismo uno de los cónyuges, ¿existe obligación de declaración del otro cónyuge?

Cuando la titularidad formal de un bien o derecho ganancial corresponde a uno de los cónyuges, ambos cónyuges (si están dentro del ámbito subjetivo de la obligación) tienen obligación de presentar la declaración. El cónyuge que no es titular formal deberá declarar como titular real.

Si una persona física se traslada al extranjero una vez iniciado el ejercicio y debe presentar declaración del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas por este ejercicio. ¿Tiene obligación de presentar el Modelo informativo respecto a los bienes y derechos en el extranjero?

Sí, siempre y cuando de acuerdo con la regulación de estas tres obligaciones de información resulte obligado a informar de las mismas. Es decir, en el caso de una persona física que haya sido residente en España durante el ejercicio 2012 y por tanto tenga la obligación de presentar su declaración de la renta de ese ejercicio, también se verá obligado a presentar el modelo 720, por mucho que durante el ejercicio 2013 pierda su condición de residente.

No existirá obligación de declarar planes de pensiones contratados en el extranjero, en tanto no se produzca la incidencia que da lugar al cobro de la pensión en modo de renta temporal o vitalicia. Asimismo tampoco existirá obligación de informar en relación a opciones sobre acciones.

Cuando el titular de una cuenta corriente quede exonerado de la obligación de declarar, por concurrir alguna de las causas que determinen que no resulte de aplicación la misma, ¿están obligados a presentar información sobre estos bienes y derechos el resto de titulares reales, tanto apoderados y autorizados sobre los mismos?

Solamente quedarán exonerados de la obligación de presentar el modelo 720, cuando concurra la circunstancia de que la persona o entidad titular estuviese dentro del ámbito subjetivo de las obligaciones de información comprendidas en el citado modelo, y que ostentando la condición de “titular” sobre los mismos, quedase exonerada  de la obligación de informar. Estando de acuerdo con la contestación de la Administración, se nos plantea una duda y es: ¿qué sucede cuando el titular no está siquiera sujeto a tal obligación?, ¿deberá de declarar un autorizado en una cuenta aperturada en el extranjero cuyo titular es una sociedad No Residente?

Una persona física residente en España es socio, directa o indirectamente, de una sociedad residente, que a su vez lo es de otra sociedad no residente. ¿Qué obligaciones de información tiene la persona física y la sociedad residente?

La obligación de informar afecta a la sociedad residente respecto de su participación en la no residente, si bien no resultará exigible cuando quede exonerada por concurrir alguno de los supuestos del artículo 42.ter.4. Por lo tanto, cuando concurra alguno de estos supuestos en la sociedad residente, la persona física no deberá informar de las acciones en la sociedad no residente, ni de los activos integrantes del patrimonio de la misma. Lo anterior será de aplicación siempre que la sociedad no residente realice efectivamente una actividad económica mediante la correspondiente organización de medios materiales y personales, es decir, que no tenga un carácter instrumental cuya finalidad sea el mero control indirecto de los bienes por parte del titular real. Teóricamente, no debería de quedar duda alguna al respecto, sin embargo, ¿cuándo se entenderá que la sociedad realiza efectivamente una actividad económica?, y cuando se entienda que no realiza actividad económica alguna ¿bastará con la declaración por parte del contribuyente persona física de los bienes y derechos situados en el extranjero como titular real, o deberá declarar además la titularidad jurídica sobre la sociedad No Residente?

¿Cuáles son los criterios para tener correctamente registrados en la contabilidad los bienes y derechos en el extranjero?

Los criterios para entender que los bienes y derechos situados en el extranjero se encuentran correctamente registrados en la contabilidad son los establecidos en los artículos 42 bis.4, 42 ter.4 y 54 bis.5 del Reglamento General aprobado por el RD 1065/2007, de 27 de julio. En todo caso la contabilización ha de entenderse en sentido amplio, y de la misma se debe poder extraer, con suficiencia y de manera indubitada la información de la existencia del bien o derecho en el extranjero. Tras la lectura de los mencionados artículos no nos queda claro que forma de contabilización ofrece con “suficiencia y de manera indubitada” tal información; y mucho nos tememos que una de las maneras podría ser una relación de los bienes / derechos en el extranjero en la memoria.

¿A efectos de la obligación informativa de bienes situados en el extranjero, las acciones negociadas en un mercado organizado extranjero de características análogas a las de los españoles, cómo pueden valorarse?

Se podrán valorar por cualquiera de los medios establecidos en los artículos 15 o 16 de la Ley del Impuesto sobre el Patrimonio, o por su valor de cotización a 31 de diciembre. Aquí encontramos una incongruencia preocupante y es que mientras a que se permite elegir el criterio en una cuestión posterior, se limita a “el valor de negociación media del cuarto trimestre del año.

¿Es necesario reflejar en el modelo 720 la información sobre todos los valores respecto de los que se ha perdido la titularidad a lo largo del ejercicio y antes del 31 de diciembre en aquellos casos en los que dicha perdida de titularidad se produce como consecuencia de operaciones de venta y reinversión del importe obtenido en la adquisición de nuevos valores?

No. Cuando la pérdida de la condición de titular o titular real a que se refiere el último párrafo del artículo 42 ter.1 tuviese origen en la transmisión de los valores y derechos y el importe obtenido se hubiese destinado íntegramente a la adquisición de otros valores o derechos que sean objeto de declaración sólo deberán declararse los saldos a 31 de diciembre a los que se refiere el mismo apartado. Dicho esto, no se aclara que sucede si la reinversión no es total o si la misma se produce de manera íntegra pero en distintos bloques. Es decir, ¿qué sucedería si se vende una cartera de valores por 100.000 euros, destinándose 70.000 a la adquisición de una nueva cartera de valores y los restantes 30.000 a un fondo de inversión?

Conclusión

Pues bien, como se ha podido ver a lo largo de este breve artículo, la Administración ha resuelto algunas de las dudas que más preocupaban a los contribuyentes, sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer y es que la importante cuantía contemplada a modo de sanción por la declaración inexacta de los datos hace que previa a la presentación de la ésta, se deba estar muy seguro que lo que se declara es lo que hay que declarar. A tenor de esto un par de cuestiones que por su sencillez quizás hayan pasado por alto: (i) en relación a los datos de la entidad bancaria, en ningún sitio se alude si estos deberán de ser los de la matriz del grupo o los de la sucursal donde se contrató el producto, (ii) el saldo medio del 4º trimestre es un elemento que por la Ley del IRPF, las entidades financieras españolas ofrecen a sus clientes, sin embargo, ya adelantamos que no es un dato que las entidades extranjeras no ofrecen a sus clientes. Como venimos diciendo, es necesario que la Administración aclare todas las dudas al respecto de este modelo 720, con tiempo suficiente para que éste pueda ser presentado con total seguridad jurídica dentro del plazo establecido (30 de abril como fecha límite).

Otros artículos relacionados en este blog:

  • Obligación de información sobre bienes y derechos situados en el extranjero.
  • Modelo 720: Declaración informativa sobre bienes y derechos en el extranjero.

¿Necesita asesoramiento en materia de fiscalidad y tributación del Modelo 720?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con la Fiscalidad y Tributación del Modelo 720 que ofrecemos en RZS Abogados,

  • Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.
  • Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros