C/ Chaves Rey, 2. 41012 Sevilla
954 295 080
954 295 081

Nueva Ley Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo

Lo que Montoro permitirá deducir este año a los Autónomos. La nueva ley Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo desde la óptica fiscal. Suministros de la vivienda y manutención.

Como dijo Benjamín Franklin “En este mundo sólo hay dos cosas seguras: la muerte y pagar impuestos”, o aquella otra de Oliver Wendel: “Los impuestos son el precio que pagamos por una sociedad civilizada”. Y es que, aunque no nos guste, el pago de impuestos forma parte de nuestra vida diaria. Pocas personas son las que quieren enfrentarse a la muerte y al abono de impuestos, independientemente del nombre, importe o ante la Administración que sea. Por tanto, cada vez que existe una posible excepción que nos libre de cumplir total o parcialmente con nuestra obligación tributaria, es bien recibida. Y aquí viene al caso la frase atribuida a John Maynard Keynes “Evitar los impuestos es el único esfuerzo intelectual que tiene recompensa”.

Actualmente, el número de autónomos se ha visto incrementado superando los 3,2 millones de personas, algunas de ellas haciéndolo desde su vivienda. Y es que, a raíz de la crisis, muchos diseñadores gráficos, programadores, trabajadores de atención telefónica etc. comenzaron a desarrollar su profesión desde casa y reinventarse profesionalmente. A pesar de esto, el teletrabajo apenas constituye un 7% en España, una cifra muy por debajo de la media europea.

Realmente existe una gran confusión sobre la regulación de las deducciones posibles para los autónomos que trabajan desde casa, de hecho un autónomo puede pagar hasta 4.000€ más de impuestos al no deducirse los gastos que debería. Y es que el criterio seguido por Hacienda es tan riguroso y difuso que, a veces, es preferible y más seguro sortear dichas deducciones. Por ello, a pesar de tener que ser un gasto vinculado a la actividad económica desarrollada es fundamental que estén debidamente justificados y registrados en la contabilidad de manera correcta al constituir la deducción irregular de gastos la infracción más frecuente cometida por autónomos.

La nueva ley Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, pretende clarificar la confusión existente en las deducciones fiscales y aportar con ello más seguridad jurídica. Al menos, con ella se ha creado un marco jurídico al que ampararse ante la arbitrariedad de la Agencia Tributaria al ignorar en muchas ocasiones sentencias judiciales en favor de autónomos. A pesar de esto, muchas de las medidas destacadas en la ley no se llevarán a cabo hasta enero de 2018.

Es el caso de la inclusión de gastos para la determinación del rendimiento neto del IRPF en estimación directa, deduciéndose así los suministros como el gas, telefonía, agua, electricidad, e Internet, de la vivienda habitual afectada parcialmente a la actividad económica, en un 30% sobre el porcentaje de la vivienda afecta a la actividad. Sin embargo, a la hora de la verdad, en el artículo 11. B) de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo se establece que la reducción será menor:

“En los casos en que el contribuyente afecte parcialmente su vivienda habitual al desarrollo de la actividad económica, los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior”.

Esto supone que la reducción del IRPF no sería del 30% de los gastos totales si no al 30% de los gastos imputables a la parte de la vivienda habitual que se ve afectada por la actividad económica desarrollada.

También es importante destacar que ésta deducibilidad de los gastos está sujeta a la titularidad de los suministros, no como erróneamente se piensa a la de la vivienda. Por tanto, para disfrutar del beneficio fiscal que ofrece la ley a partir de 2018, se debe poseer la titularidad de dichos suministros.

Además, por otro lado, también se contempla en el apartado c) de ese mismo artículo, la reducción de los gastos de manutención, de alojamiento y comida que se produzcan durante el desarrollo de la actividad económica, equiparándose así a la deducción que gozan los trabajadores por cuenta ajena (artículo 9 del RIRPF), es decir, podrán deducirse un máximo de 26,67€ diarios si el gasto se produjera en España, o por el contrario un máximo de 48,08€ diarios si fuera en el extranjero. Asimismo, si además de esto requiriera pernoctar fuera de su localidad, la cantidad se duplicará ascendiendo a un total diario de 53,34€ si fuera en España o 96,16€ si se ocasionara fuera de ésta.

Para que estos gastos sean deducibles, el autónomo debe verse en la obligación de comer fuera de su domicilio y los gastos deben ser abonados por cualquier medio de pago electrónico, además de estar debidamente justificados mediante la factura correspondiente.

A pesar de que la nueva ley ofrece un rayito de luz clarificando las deducciones que pueden aplicar los autónomos, las cuantías deducibles no son de lo más esperanzadoras, por eso quizás su aprobación queda un poco descafeinada y sea una mezcla de luces y sombras.

María José Medina Jaén

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.