2 Min. de lectura

Menores

Tenemos que reflexionar a fondo sobre lo que está sucediendo con los menores y la violencia en todo el mundo y especialmente en España. En el mes de abril nos encontramos con que en un instituto de Barcelona un menor de 13 años nada menos entró sobre las 9 de la mañana apuñalando a una compañera y matando a un profesor e hiriendo a otras dos personas más. Se trataba de un menor que está por debajo de la edad mínima que para ser imputable fija la Ley Reguladora de la Responsabilidad Penal de los menores, lo cual planteaba otra vez la duda de si ha de rebajarse ese tope de los 14 años.

Pero es que sin plantearnos ese extremo, vemos en nuestro entorno reiterados actos de violencia que son sencillamente inexplicables. Así, los hijos de la Señora que trabajaba como limpiadora en el Centro Comercial Nervión Plaza hacen un relato escalofriante de cómo su madre es machacada a golpes con una barra metálica por un ladrón de 14 años, que le revienta el brazo y le abre el cráneo por varios sitios tras robarle.

La semana pasada un chaval de 16 años murió apuñalado por arma blanca en Mairena del Alcor en un suceso que unos medios describen como una pelea y otros como una agresión unilateral, cometida por un menor y en el que fueron heridos otros también.

Y también la Policía detuvo a un menor como presunto autor de las repetidas agresiones sexuales que se estaban produciendo en las inmediaciones del Hospital de Valme.

Esa Ley que fija la edad en que cabe exigir responsabilidad penal en los 14 años sufrió diversas reformas hasta la que produjo la Ley Orgánica 8/2006, que admitía sin ambages la alarma social producida por el aumento de la delincuencia en los menores e impulsaba la aproximación al sistema penal de los adultos. No tengo claro si hay que estudiar una nueva reforma de esa Ley, pero en todo caso el problema más importante nunca será cómo castigar a esos menores sino como conseguir que esa violencia disminuya y desaparezca en todo cuanto esté en nuestras manos, para evitar que sigamos deslizándonos por una pendiente que es enormemente grave para nuestra sociedad y el futuro de nuestros hijos.

Manuel Salinero González-Piñero
Abogado RZS

Publicado en: Viva Sevilla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros