C/ Chaves Rey, 2. 41012 Sevilla
954 295 080
954 295 081

La IAE y su desactualización

El Impuesto de Actividades Económicas, o IAE, se aplica tanto a autónomos como a sociedades por el hecho de realizar una actividad empresarial, profesional o artística en el territorio español.

Sin embargo una de las primeras dudas que puede surgir a la hora de darse de alta en el censo, modelo 036/037 de la Agencia Tributaria, es la elección correcta del epígrafe correspondiente a su actividad.

Este código y descripción deberá casar con la definición simplificada y formal de aquello a lo que una empresa o persona se dedicará.

El listado de códigos de los modelos de alta censal 036 y 037 para clasificar el desempeño de las tareas propias es algo que a priori parece un paso sencillo pero muchas veces deja de serlo cuando buena parte de las profesiones no aparecen en dicho listado. Muchos son los perfiles que no tienen cabida específica en el IAE, algunas actividades se han quedado desfasadas, al contrario que otras muchas que son propias de la actualidad y que no se recogen aquí.

Una relación bastante desactualizada con los tiempos que corren.

Podemos encontrar oficios variopintos en peligro de extinción y en cambio profesiones que hoy en día son totalmente normales no encontrarlas en esta lista de actividades.

Es el caso de profesiones minoritarias como humorista, extras de cine, matador de toros, rejoneador o subalternos, que están recogidas dentro de la amplia gama de actividades, frente a otras, como los ejemplos que vamos a detallar, que no se recogen.

Es el caso de la profesión de periodista, la cual debe agruparse en el gremio de “pintores, escultores, ceramistas artesanos, grabadores y artistas similares”, no disponiendo de un encuadramiento adecuado a la hora de sus relaciones con la Administración Tributaria.

Por ello, estos trámites deberían ser más entendedores y de igual modo deberían contribuir del mejor modo a su clasificación, para que la gente pudiera satisfacer sus obligaciones tributarias más fácilmente, ya que el sistema actual lo complica.

Para los gestores, asesores y contables que se ocupan de tramitar este tipo de cosas, seleccionar el epígrafe de un autónomo es a día de hoy algo complejo.

La mayoría de las nuevas profesiones que han surgido después del estallido tecnológico no aparecen en el listado, debiéndose hacer una interpretación personal del lugar donde poder incluirlas.

Esta falta de actualización de los epígrafes ha provocado que, por ejemplo, un community manager tenga que ser considerado algo así como “una agencia de publicidad” de toda la vida o para otros “profesionales de la publicidad o relaciones Publicas”.

Diseñadores gráficos, blogueros y youtubers, coatches o programadores de apps para móvil, por poner algunos ejemplos más, tampoco tendrían una clasificación concreta y acorde con los tiempos.

En otras ocasiones, sin embargo, los epígrafes de los modelos 036/037 de la AEAT son tan específicos y presentan tantas posibilidades laborales que el trabajador autónomo se ve obligado a darse de alta en varios de ellos, así pues, los profesionales manufactureros de hilos tienen un epígrafe para cada tipo de material, existiendo uno para el algodón, otro para la seda, otro para la lana, la fibra, etc..

En resumen, bien sea por falta de contenido o exceso del mismo, el IAE precisa de una revisión que se ajuste a los tiempos que corren, así se facilitaría la tarea de emprendedores, autónomos y asesores.

Por ello y ante tantas peculiaridades la mejor recomendación es dirigirse a un profesional o en su defecto acudir a la ayuda de un agente de la Agencia Tributaria.

Mª José Medina Jaén

Deja un comentario