C/ Chaves Rey, 2. 41012 Sevilla
954 295 080
954 295 081

La factura electrónica

La factura electrónica es una factura con los mismos efectos legales que en soporte papel, expedida y recibida en formato electrónico, para ello necesitamos de un software de facturación. El ministerio de hacienda y administración pública y el ministerio de Industria, Energía y Turismo ha desarrollado la aplicación gratuita Gestión de Facturación Electrónica que permite la generación de facturas electrónicas con formato Facturae.

Las características más destacables es que está sujeta al consentimiento expreso del destinatario, aseguran la legibilidad, autenticidad de su origen y la integridad de su contenido.

A nivel de usuario nos encontramos en las webs de muchas compañías, tales como suministradoras de servicios de telefonía, de energía, etc., que nos ofrecen la posibilidad de activar la factura electrónica. Con lo cual, cada vez, su uso está más extendido, formando parte de nuestra vida cotidiana, sin dejar de reconocer la existencia de un gran número de usuarios que no cuentan ni con la capacidad e infraestructura necesaria.

Existen a día de hoy varios retos que deben superarse. Uno de ellos es la adopción de este tipo de facturas por parte de la pequeña y mediana empresa (PYME), que actualmente constituye el segmento más importante del tejido empresarial español lo que puede resultar un obstáculo, especialmente si el cambio de modelo les supone tener que realizar una inversión económica. Y también su aceptación por parte de los ciudadanos.

Sin embargo, es una realidad que las ventajas como el ahorro económico, eliminando los gastos de papel, impresión, sellos, envío, etc., con los que nos veremos favorecidos por la inmediatez y la seguridad del envío a través de soportes electrónicos, representando un gran ahorro para el medio ambiente, la pequeña y mediana empresa se adaptan a todas las posibilidades y funcionalidades que brindan las nuevas tecnologías, las alternativas de automatización y los primeros resultados de ahorro y mejora de la productividad comienzan a hacerse notar.

En esta línea, la implantación de la factura electrónica entre los Autónomos y Pymes españolas tiene también una vocación de transparencia con respecto a las autoridades. Y es que, con la entrada en vigor el SII, nuevo sistema para declarar el IVA y por el que los negocios escogidos deben presentar las facturas a los pocos días de que se generen. Este proceso se está adoptando por fases y por el momento no es obligatorio para la mayoría, pero estas empresas deben estar preparadas para que el cambio no bloquee la labor de su administración.

En cualquier caso, la tendencia es clara, ya que los beneficios son evidentes e inmediatos. Ha pasado de ser una opción a una obligación si no se quiere perder capacidad competitiva frente a otros del sector.

Con respecto a las Administraciones Publicas:

Desde el 15 de enero de 2015, todas las facturas dirigidas a la Administración Pública son electrónicas, para ello ofrece a sus proveedores un único punto de presentación de facturas a través de una plataforma llamada FACe, permite agilizar los procedimientos de pago a los proveedores y conocer con certeza las facturas pendientes de pago existentes.

El control informatizado y sistematizado de las facturas favorece un seguimiento riguroso de los datos en el sistema de información contable y visualiza el volumen de deuda comercial de las Administraciones, También permite un mejor control del gasto público y del déficit.

A partir de noviembre de 2018 será obligatorio en todos los países miembros de la unión europea el uso de la factura electrónica en la relación comercial entre las empresas y los organismos públicos.

Gely Núñez Rodríguez

Deja un comentario