3 Min. de lectura

La cuantificación de la responsabilidad del abogado por error profesional

La cuantificación de la responsabilidad del abogado por los errores que pudiera cometer en un procedimiento judicial nunca ha sido un tema pacífico. Sobre todo porque dicho cálculo debe hacerlo el juez en base a unos parámetros establecidos por una Jurisprudencia del Tribunal Supremo que han variado con el paso del tiempo.

Las primeras sentencias del Tribunal Supremo que trataron esta cuestión datan de mediados de la década de 1990, y normalmente consideraban que:

1. No era posible hacer un “juicio del juicio”.  Esto es, que en el procedimiento en el que se valoraba la posible responsabilidad del abogado, no era posible entrar a discutir qué habría ocurrido en el juicio en el que tuvo lugar el error, si éste no se hubiera producido, por pertenecer ello al estricto campo de las suposiciones.

2. Y por ello solían conceder al cliente una compensación por daño moral, en base a criterios razonables y prudenciales.

No obstante, ya en aquellos años se dictaron algunas sentencias que optaban por analizar el juicio donde se produjo el error, y calcular el daño en función de las probabilidades de éxito que tenía la demanda perjudicada por el abogado.

Esta postura fue cobrando fuerza con los años consolidándose a partir de la Sentencia del Tribunal Supremo de 27 de julio de 2006, y la misma, además de exigir un examen del juicio en el que se produjo el error del abogado, abre un abanico que abarca:

a. Desde la fijación de una indemnización equivalente a lo perdido, cuando hubiera sido razonablemente segura la estimación de la acción.

b. Hasta la negación de toda indemnización si lo razonable fuera pensar, que la acción frustrada nunca hubiera podido prosperar.

En esta segunda época se observa como la Jurisprudencia cada vez se esfuerza más por dejar al cliente verdaderamente indemne del error de su abogado.

Destaca en esta línea la Sentencia del Tribunal Supremo de 19 de febrero de 2014, que resolvía un supuesto en el que un cliente perdió una vivienda por un error de su abogado.

El Tribunal Supremo confirmó que la indemnización que correspondía al cliente debía comprender el valor actualizado de la vivienda (esto es, el que tenía cuando la perdió sino el vigente), más las rentas del alquiler de dicha vivienda desde que fue indebidamente perdida por el cliente.

Más aún, la también actual Sentencia del Tribunal Supremo de 20 de mayo de 2014, concedió a un demandante que perdió una indemnización de 360.000 euros por un error de su abogado, dicha indemnización íntegra, incrementada con los intereses legales, más otros 60.000 euros en concepto de daños morales.

Este último caso es especialmente significativo por cuanto:

1. El Tribunal Supremo revocó tanto la sentencia del Juzgado de Primera Instancia como la de la Audiencia Provincial, y cuantificó la indemnización que correspondía percibir al cliente.

2. Otorgó al cliente tanto la indemnización por daños patrimoniales que pedía como una compensación por daños morales bastante superior a las que normalmente se conceden.

3. Y no sólo se analizó en profundidad el juicio en el que se produjo el error del abogado, sino que incluso llega a valorar la viabilidad de actuaciones judiciales que no llegaron a emprenderse.

En resumen, si bien las primeras sentencias del Tribunal Supremo negaban la posibilidad de realizar un juicio del juicio, y consideraban el daño como moral, valorándolo en base a criterios razonables y prudenciales, finalmente el Tribunal Supremo ha abandonado dicha doctrina y en su lugar ha optado por considerar que lo que corresponde es fijar una indemnización en función de la cuantía de la reclamación del cliente que se perdió por un error del abogado, las posibilidades de éxito que la misma tenía, más, en su caso, una compensación por los daños morales sufridos por el cliente. Y todo ello en atención al principio de reparación integral que constituye la esencia del derecho de daños.

¿Necesita asesoramiento?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con el Derecho Procesal y la Resolución de Conflictos que ofrecemos en RZS Abogados:

– Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.

– Envíenos un email y uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted.

– Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros