2 Min. de lectura

He sufrido prisión preventiva y luego he resultado absuelto o la causa penal ha sido sobreseída

¿Puedo Reclamar una Indemnización Por los Daños y Perjuicios Sufridos? 

En su redacción originaria, el art. 294 de la Ley Orgánica del Poder Judicial establecía:

“Tendrán derecho a indemnización quienes, después de haber sufrido prisión preventiva, sean absueltos por inexistencia del hecho imputado o por la misma causa haya sido dictado auto de sobreseimiento libre, siempre que se le hayan irrogado perjuicios”.

Tras la reciente sentencia dictada por el Tribunal Constitucional 85/2019 de 19 de junio, que considera inconstitucional una parte sustancial de dicho precepto, el mismo queda redactado definitivamente del siguiente modo:

“Tendrán derecho a indemnización quienes, después de haber sufrido prisión preventiva, sean absueltos o sobreseídos libremente”.

La prisión preventiva sufrida por quien luego es declarado inocente o por quien ve cómo la causa penal, sin llegar a juicio, es sobreseída libremente, se ha venido considerando la manifestación de un error judicial específico previsto en los arts. 294 LOPJ, 9.5 PIDCP y 5.5 CEDH).

Sin que sea necesario en lo que aquí interesa explicitar las razones, lo cierto y verdad es que hasta la sentencia del TC 85/2019 existía una defectuosa regulación del error y del anormal funcionamiento por el legislador en la LOPJ que permitían una interpretación absurda del error judicial basado en la tradicional concepción del “funcionamiento anormal” de la Administración, exigiéndose en su consecuencia que el error indemnizable tuviera que ser absoluto o, en palabras de la propia jurisprudencia, “craso, patente, indubitado, incontestable, flagrante”, lo que de facto llevaba al no reconocimiento por los tribunales del error.

El TC explica en la sentencia citada que no existe motivo para diferenciar entre absueltos por hechos que nunca existieron y absueltos por falta de pruebas con hechos que sí han existido. El sacrificio y el daño en ambos casos ha sido el mismo, por lo que no existen motivos para dar un tratamiento jurídico diferenciado en un caso y en otro.

El 10 de octubre, es la primera sentencia que dicta la Sala relativa a la responsabilidad patrimonial del Estado-Juez por haber padecido un ciudadano prisión preventiva en una causa que termina con sobreseimiento libre o, como en este caso, con sentencia absolutoria, tras la sentencia 85/2019 dictada por el TC.

Y obviamente asume la nueva redacción del art. 294 de la LOPJ y explica que la mera existencia de una prisión preventiva padecida por quien luego es resultado absuelto o su causa penal sobreseída, da derecho a la indemnización, relajándose así las exigencias jurídico materiales del derecho a ser indemnizado cuando se sufre prisión preventiva que resulta, luego, carente de justificación por el simple resultado del procedimiento penal.

Una vez que se reconoce el derecho a ser indemnizado por quien sufre la situación objeto del recurso que se se resuelve, el Tribunal Superior analiza el importe o cuantía de la indemnización a percibir, vinculando la misma a factores diversos que deben ser no sólo alegados por el solicitante, sino también probados. No puede tenerse en cuenta exclusivamente la duración del periodo de prisión preventiva padecida, sino otros distintos de carácter personal o profesional del afectado.

#NuestraRaZóndeSer

Si se encuentra en una situación como la descrita en la Sentencia del TS 1348/2019 de 10 de octubre, en RÂIZ abogados en el teléfono 915 433 123 o en el correo info@rzs.es podemos ayudarle a reclamar en vía administrativa y contencioso administrativa las cantidades que en justicia le corresponden.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros