3 Min. de lectura

El conflicto entre Interdin y Banco Madrid condena a los inversores que desean recuperar el dinero de sus depósitos

El concurso de Banco Madrid acordado por el Juzgado de lo Mercantil nº 1 de Madrid el pasado día 16 de marzo tiene a cientos de inversores y depositarios con su dinero bloqueado; principalmente, aquellos que invirtieron a través de Interdin Bolsa, SV, S.A. El Fondo de Garantía de Depósitos no puede abonar las cantidades a los clientes por la existencia de una “cuenta ómnibus”.

Las cuentas ómnibus son cuenta de valores con las que operan los bróker para gestionar las operaciones de todos sus clientes de manera unitaria, evitando la necesidad de tener que abrir en cada país o entidad en la que se quiera depositar un valor, una cuenta por cliente (con el consiguiente ahorro de costes y de gestión). Aunque la titularidad nominal de la cuenta sea del bróker, las operaciones que en ella se realizan están individualizadas por cliente y se conoce de manera interna, en cada momento, la distribución del saldo total para cada cliente.

Ante una situación de concurso de acreedores de la entidad depositaria, como Banco Madrid, los depósitos no forman parte del activo de dicha sociedad, toda vez que son bienes titularidad de un tercero (en este caso, el bróker depositante), quien tiene el derecho de separación de dicho bien (art. 80 Ley Concursal).

En caso de no poder recuperar la totalidad del depósito, dado que la entidad depositaria no tiene la obligación de mantener el 100% de dichas cantidades en efectivo, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) garantiza la devolución de hasta 100.000 euros para cada depósito que una persona tenga en una entidad.

Lo anterior debería de tranquilizar a los inversores individuales con importes inferiores a 100.000 euros ya que significaría que recuperarían su dinero. No obstante, la existencia de la cuenta ómnibus dificulta la recuperación del dinero toda vez que quien figura como titular es una única persona, el bróker, sin tener constancia de los saldos individualizados de cada cliente. En el caso de Banco Madrid e Interdin, ésta última ha comunicado el saldo detallado de cada inversor a los Administradores Concursales, para que sean reconocidos en el concurso y por tanto el FGD pueda atender las devoluciones como viene haciendo con el resto de depositantes.

Ahora bien, la Administración Concursal, a nuestro entender sin justificación válida, se ha negado a reconocer los saldos de manera individualizada, lo que ha provocado que los inversores no puedan recuperar su dinero a través del FGD y ello porque, de no individualizarse los saldos, a los efectos de FGD sólo existe un titular y por tanto sólo deberá abonar 100.000 euros para cubrir el depósito de 22 millones que Interdin tiene en Banco Madrid, dejando de esta manera a Interdin en una situación de concurso de acreedores y a sus inversores desprotegidos.

Ante la gravedad de la situación, que de confirmarse podría paralizar el funcionamiento de las cuentas ómnibus en los mercados, precisamente para protegerse de situaciones similares, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha tomado cartas en el asunto y ha requerido a la Administración Concursal de Banco Madrid que proceda a individualizar los saldos conforme al detalle facilitado por Interdin.

A la espera de una solución al conflicto, los inversores de Interdin tampoco pueden intentar recuperar sus inversiones a través del Fondo de Garantía de Inversiones (FOGAIN). El FOGAIN tiene la misma finalidad que el FGD pero garantiza los saldos (en valores o efectivos) depositados en Sociedades de Valores, Agencias de Valores, Sociedades Gestora de Carteras y los clientes particulares de una Sociedad Gestora de Instituciones de Inversión Colectiva.

Ahora bien, para que el FOGAIN actúe, es preciso que se den uno de los dos supuestos: (i) que Interdin sea declarada en concurso de acreedores o (ii) que la CNMV haya resuelto que no se encuentra en situación de atender las obligaciones con los clientes.
Mientras no se aclare esta situación, los inversores de Interdin se encuentran en un limbo jurídico, totalmente injusto, que sólo puede solucionarse bien mediante la declaración de concurso de Interdin (lo que supondría la actuación del FOGAIN) bien mediante la individualización de los saldos de la cuenta ómnibus (lo que permitiría al FGD devolviese a los clientes el importe de sus inversiones que está garantizado).

La CNMV deberá de utilizar todos los instrumentos a su alcance, incluido la interposición del correspondiente incidente concursal, si es necesario, para garantizar la viabilidad y futuro de las cuentas ómnibus, ya que como hemos dicho, de permitir que la Administración Concursal se mantenga en su posición de no individualizar los saldos, lo que sentaría un precedente en este sentido, podría generar un bloqueo importante del sistema financiero por la debilidad que presentarían este tipo de cuentas, que son usadas a diario por cientos de bróker en los mercados internacionales.

¿Necesita asesoramiento en materia de Concurso de Acreedores?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con el Derecho Concursal y el Concurso de Acreedores, que ofrecemos en RZS Abogados,

– Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.

– Envíenos un email y uno de nuestros abogados se pondrá en contacto con usted.

– Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

*Imágenes diseñadas por Freepik

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros