3 Min. de lectura

El concurso de acreedores de Pescanova y las irregularidades contables relevantes

De las noticias que hemos podido leer en la prensa en estas últimas semanas relativas a la insolvencia en la que se encuentra incursa Pescanova, parece que todas las alarmas saltan a finales de febrero de este año cuando la pesquera comunica como hecho relevante a la CNMV que no va a presentar las cuentas anuales del ejercicio 2012. Posteriormente, nos entereramos que el motivo principal de la negativa de algunos consejeros a firmar las cuentas deriva de que la deuda real del grupo de empresas asciende al doble de lo que reflejan los estados contables.

Todo lo anterior deriva de la obligación impuesta a la sociedad dominante de un grupo de sociedades de formular las cuentas anuales y el informe de gestión consolidados, obligación impuesta por el art. 42 del Código de Comercio y que aparentemente es el detonante de todos los males de Pescanova, ya que la deuda no declarada -y a día de hoy desconocida- deriva de los préstamos y avales cruzados entre sociedades del grupo.

Operaciones intragrupo que la pesquera no mostraba a sus antiguos auditores (Ernst & Young) por considerar que la localización y bondad económica de los recursos pesqueros constituye una información de alto valor estratégico que no debe ser publicada, a lo cual la auditora respondía con una mera salvedad en su Informe: “En la memoria adjunta no se desglosa la información, que ha sido objeto de nuestra revisión, relativa a la aportación de cada sociedad del grupo a las reservas consolidadas y los resultados consolidados”, decía Ernst & Young en el informe de auditoría de las cuentas de Pescanova del año 2001. Todos estos antecedentes se basan en información publicada por distintos medios en las últimas semanas.

Pescanova ha entrado en concurso de acreedores y si no consigue aprobar un convenio con sus acreedores con una quita inferior a un tercio o una espera inferior a tres años, se abrirá la pieza de calificación del concurso en la que la administración concursal y el ministerio fiscal en primer término deberán valorar si el concurso es culpable o fortuito. Para ello una de las variables que habrán de tener muy en cuenta es el art. 164.2.1º de la Ley Concursal que impone que, en todo caso, el concurso se calificará como culpable cuando el deudor hubiera cometido irregularidad relevante para la comprensión de su situación patrimonial o financiera.

Así, por un lado llama la atención la rocambolesca noticia relativa a la demanda que se dice tiene intención de interponer Pescanova frente a los que han sido sus auditores en los últimos diez años por no haber descubierto las irregularidades contables ahora destapadas. Llama la atención porque son precisamente dichos informes de auditoría, si no la mejor, una de sus principales bazas a la hora de construir una línea de defensa coherente de cara a la calificación del concurso frente a la mencionada presunción de culpabilidad por irregularidad contable relevante. Esperemos que el caso de Pescanova y la cercanía en el tiempo del mismo con el de Bankia, conlleve una profunda reflexión del legislador y alguna modificación normativa en relación a la figura, funciones y responsabilidad del auditor de cuentas.

Por otro lado, nos viene a la cabeza la Sentencia del Tribunal Supremo de 16 de enero de 2012, por la cual nuestro más alto tribunal confirmó la calificación de culpable de un concurso por no figurar en el balance ni en la memoria correspondientes a varios ejercicios, una garantía personal que la concursada había constituido en beneficio de un acreedor y por la que había quedado obligada a cumplir las deudas de la que entonces era su filial en Japón que habían derivado de un contrato que ésta había celebrado con el mencionado acreedor.

No conocemos la situación contable y financiera de la pesquera, pero si el ocultamiento de una garantía conllevó para nuestro Tribunal Supremo la culpabilidad del concurso en la mencionada sentencia, de haber existido, que tampoco lo sabemos, una ocultación de préstamos o garantías por los importes de los que se está hablando difícilmente podrá evitar dicha calificación culpable, aunque quizá puede que esta sea la menor de sus preocupaciones.

Otros artículos relacionados en este blog:

  • Preconcurso de acreedores de Pescanova.

¿Necesita asesoramiento en materia de Concurso de Acreedores?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con el Derecho Concursal y el Concurso de Acreedores que ofrecemos en RZS Abogados,

  • Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.
  • Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros