2 Min. de lectura

Cosas judiciales

Como adelanté, me veo en la “devoción” de dedicar esta columna de vez en cuando a cosas del mundo jurídico, aunque aburra a los ajenos a él. Y me gustaría hacerme eco (aunque venga de la competencia) de la magnífica entrevista dominical con un admirado Juez que conjuga como nadie que yo conozca las virtudes del señorío, la sabiduría y la sencillez, en la que entre otras cosas viene a explicar que cuando un Juez titular pide el traslado a otro Tribunal y además se enfrenta con el nuevo Juez designado no cabe otra solución que apartarlo porque el derecho al Juez natural no puede vulnerarse. Lo que sí creo es que esto de las piezas separadas, como ya ha explicado brillantemente algún colega, puede dar lugar a un auténtico espectáculo bochornoso con las distintas Secciones de la Audiencia con decenas de juicios pendientes que no podrán celebrarse además porque ni los abogados ni algunos procesados tienen el don de la ubicuidad. Encima con el peligro de que se llegue a penas improcedentes.

Pero también estoy de acuerdo con que los jueces están muy mal pagados cuando su función debía estar mucho más adecuadamente remunerada. Y con la crítica que realiza al decir que los jueces deben estar al servicio de los demás y no pueden creerse por encima de ellos ni alejados de todo contacto con la humanidad. Sin duda es criticable la actuación de muchos jueces como la de muchos abogados, médicos y arquitectos, pero no puedo sino romper una lanza por una labor que en general no está siendo tratada como se merece en las circunstancias en que tiene que desenvolverse.

No puedo dejar de pensar en esos Juzgados de algunos pueblos en situación caótica o como el de mi querida Osuna con los dos últimos palacios dedicados a Juzgado cerrados y la Justicia impartiéndose en un local comercial en un polígono industrial.

Y me indigna esos políticos como el Sr. Mas, que cuando son citados a un Juzgado aluden a maniobras orquestadas o la noticia de ayer de que unos sindicalistas son acusados hasta de 3 delitos por el Fiscal y lo que declaran a bombo y platillo es que todo es una maniobra política. Lo que tienen que hacer esas personas, que además forman parte de organizaciones que mantenemos y subvencionamos todos, es precisamente dar ejemplo y defender su inocencia con toda la rotundidad que puedan pero también con el respeto a la Ley y a la Justicia que deben mostrar sin subterfugios absurdos que no dignifican a nadie.

Manuel Salinero González-Piñero
Abogado RZS

Publicado en: Viva Sevilla

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

*Imágenes diseñadas por Freepik

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros