4 Min. de lectura

Cooperativas fallidas: Efectos en la deducción por vivienda habitual

El objetivo del presente artículo es analizar la aplicación de la deducción por compra de vivienda habitual en el caso de cooperativas que no llegan a entregar las viviendas a tiempo a sus cooperativistas. Específicamente, se analizarán desde la perspectiva fiscal (i) las repercusiones de su disfrute por parte de los cooperativistas que van realizando aportaciones a cierta cooperativa y (ii) qué sucede en el caso de que por determinadas circunstancias no puedan finalmente tener acceso a la vivienda por diversos motivos (incluyendo la baja de la mencionada cooperativa).

A modo de introducción tan sólo indicar que la mencionada deducción se aplica sobre “las cantidades satisfechas en el período de que se trate por la adquisición (…) de la vivienda que constituya o vaya a constituir la residencia habitual del contribuyente”, con los límites establecidos en la Ley (Base Máxima 9.015 euros). Para evitar confusiones la Ley contempla del mismo modo su aplicación sobre: (i) cantidades que se depositen en entidades de crédito, en cuentas que cumplan los requisitos de formalización y disposición (p.e. cuentas vivienda) y (ii) cantidades satisfechas destinadas a gastos derivados de la ejecución de las obras o entregadas a cuenta al promotor de aquéllas, siempre que finalicen en un plazo no superior a cuatro años desde el inicio de la inversión».

Partimos de la premisa de que el cooperativista ha gozado durante uno, dos o “X” ejercicios de la mencionada deducción; haciendo uso de la misma en su declaración de la renta (IRPF).

El inicio de la inversión coincidirá con la fecha en que se materializa la primera cantidad satisfecha por la que se practica la deducción por inversión en vivienda habitual (primera aportación / entrega a la cooperativa). A partir de este momento y para cumplir con los requisitos de la deducción, se dispondrá de 4 años para finalizar las obras de construcción. Destacar la posibilidad de solicitar una prórroga para ampliar el plazo mencionado en 4 años más; siempre y cuando se den situaciones excepcionales no atribuibles o imputables al contribuyente que no permitan al cooperativista tener acceso a la vivienda en esos primeros 4 años.

A continuación se plantean una serie de consultas que a nuestro juicio y en base a nuestra experiencia son las que más preocupan a los cooperativistas:

¿Qué sucede si transcurridos los 4 u 8 años (si solicito prorroga), el cooperativista no ha tenido acceso a la casa? Se entenderá incumplido el plazo de finalización de las obras, perdiendo de este modo el derecho a la totalidad de las deducciones de que haya disfrutado en los años anteriores en concepto de compra de vivienda habitual. Este hecho obligará al cooperativista a reintegrar la totalidad de las cantidades indebidamente deducidas en anteriores declaraciones de IRPF presentadas por éste, más los intereses de demora (tipo de interés legal del dinero de periodo de referencia, incrementado en un 25%).

¿Cómo podrá el cooperativista regularizar su situación? Podrá hacerlo mediante la declaración de la renta del ejercicio donde se entienda incumplido el requisito de finalización de las obras. El cooperativista deberá integrar, como comentamos con anterioridad, la totalidad de las cantidades indebidamente deducidas en las anteriores declaraciones, así como los intereses de demora. P.e. Si el cooperativista viese incumplido el requisito en el ejercicio 2012, éste hubiese tenido hasta el 02 de julio de 2013 para presentar declaración de la renta 2012 reflejando las pertinentes devoluciones.

Habiendo pasado el plazo de presentación de la renta del ejercicio donde se produjo el incumplimiento, y no habiendo procedido a su regularización ¿podrá el cooperativista llevar a término su regularización? Y en tal caso ¿Qué coste tendría ésta? El cooperativista podrá presentar una declaración complementaria de IRPF, relativa al ejercicio donde se entendería incumplido el requisito (p.e. complementaria IRPF 2012). Además del reintegrar la totalidad de las cantidades indebidamente deducidas, así como los intereses de demora; el cooperativista deberá de sufragar un recargo por declaración extemporánea sin requerimiento previo (prestaciones accesorias que deben satisfacer los obligados tributarios como consecuencia de la presentación de autoliquidaciones o declaraciones fuera de plazo sin requerimiento previo de la Administración tributaria). Destacar que según el plazo que haya transcurrido entre el último día del plazo establecido para la presentación y la presentación efectiva se verá afectado el porcentaje (%) de recargo:

¿Qué sucede si el cooperativista decide no regularizar la situación voluntariamente? Deberá de ser consciente de que se expone a un riesgo potencial, y es que la Administración (Agencia Tributaria) dispondrá de 4 años desde el inicio de cómputo de prescripción (en el caso de ejemplo 02 de julio de 2013), para regularizar de oficio (en ese caso 02 de julio de 2017). En ese caso, además de reintegrar la totalidad de las cantidades indebidamente deducidas en las anteriores declaraciones de IRPF, más los intereses de demora comentados, deberá de asumir una sanción que variará del 50 al 150% del importe dejado de ingresar según la consideración de la infracción:

a) Leve: Cuando la base de la sanción sea inferior a 3.000 euros, suponen una multa del 50%, de la cantidad dejada de ingresar.

b) Graves: Cuando la base de la sanción supere los 3.000 euros y haya ocultación de datos. En este caso, el contribuyente deberá pagar una multa de entre el 50% y el 100% de la cantidad que dejada de abonar.

c) Infracciones muy graves: Cuando el contribuyente ha utilizado métodos fraudulentos para elaborar su declaración. En este caso, la sanción va del 100 al 150% de la cantidad que debía haber pagado.

Sí el cooperativista ha disfrutado de la deducción durante 4 años (p.e. 2009, 2010, 2011 y 2012), ¿se entenderá prescrito el ejercicio 2009 en 2015? es decir, ¿opera la prescripción de forma individual según el ejercicio de aplicación de la deducción? No, en ningún caso. Destacar que la obligación de reintegrar todas las cantidades disfrutadas por el cooperativista a través de la deducción objeto de estudio (por seguir con el ejemplo ejercicios 2009 – 2012); nace en el período impositivo en el que se incumplen los requisitos que dieron derecho a la misma (no acceso a la vivienda en los 4 años establecidos, sin haber pedido prórroga); en ese preciso momento (ejercicio 2012) nace la exigibilidad de la deuda tributaria (englobando las deducciones aplicadas en los ejercicios 2009 – 2012). En definitiva y como conclusión, no podrá hablarse de prescripción respecto a las deducciones practicadas en ejercicios aislados, sino que la prescripción procederá referirla al periodo de incumplimiento mencionado (2012). Es decir para entender prescritas las deducciones practicadas en los ejercicios 2009-2012, y teniendo que haber regularizado el 02 de julio de 2013; habrá que esperar 4 años desde esa fecha (hasta 02 de julio de 2017).

¿Necesita asesoramiento en materia de Cooperativistas y Cooperativas?:

Solicite ahora más información sobre los servicios relacionados con Cooperativistas y Cooperativas que ofrecemos en RZS Abogados:

  • Póngase en contacto con nosotros a través del formulario web.
  • Llámenos al 915 433 123 sin compromiso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on pinterest

Contacta con RZS

O si prefieres te llamamos nosotros